Cuéntame un cuento

  • +Opinión
  • Opinión
  • 15 de Noviembre de 2016
Cuéntame un cuento

Los relatos son los grandes transmisores de valores e ideas, de sueños y también de roles. Los cuentos nos liberan y nos encadenan, todo depende de cómo se cuente la historia.

La Princesa Carlota no es una princesa corriente de esas que aparecen en los cuentos. Ella es la Princesa del País de los Cuentos al Revés, un país donde todo es diferente y las princesas no sueñan con un príncipe azul, sino con viajar y ser astronautas…

 

Es el principio del cuento de LA PRINCESA CARLOTA Y SU DRAGÓN MASCOTA. Su protagonista, la Princesa Carlota, es un personaje inspirado en “La Princesa Listilla” un relato de Babette Cole. Las Autoras de esta historia son Marisa Rebolledo Deschamps y Susana Ginesta Gamaza, ambas forman parte del Equipo Ágora. Con sus relatos reconstruyen los cuentos tradicionales intentando conservar lo mejor y modificar aquellos aspectos que transmiten desigualdad o refuerzan el sexismo.

 

Desde pequeños aprendemos a vivir y nos adaptamos al entorno que nos rodea a través del lenguaje: desde los primeros sonidos que escuchamos y nos hacen reaccionar y las primeras palabras que balbuceamos, hasta los primeros cuentos que nos ayudan a imaginar historias y nos hacen saber quiénes son los buenos y quiénes son los malos en este mundo.

 

Durante siglos la historia se ha ido narrando según el ojo del que miraba, durante años la forma de interpretar el mundo y de conocer el pasado se ha contado según unos valores transmitidos de generación en generación… En todos los países, en todas las culturas, en todas las religiones,... el relato es el gran transmisor de los conceptos y valores fundamentales. A través del lenguaje podemos dominar a otras personas o liberarlas. Porque el lenguaje es una de las herramientas más potentes que tenemos para expresar aquello que pensamos, intuimos, soñamos, sentimos, deseamos,...

 

También desde los hogares y desde las escuelas se han utilizado las historias para enseñar, pero no siempre los valores que hemos transmitido nos han liberado, ¿verdad?

 

En la actualidad contamos con la ventaja de una mayor conciencia y un abanico también mayor de posibilidades para elegir. Por eso, la próxima vez que vayas a contar un cuento busca la mejor historia, léela primero y si quieres revisa los siguientes puntos que te ayudarán a saber si se trata de un cuento sexista.

 
  • ¿Quién es el protagonista? ¿En algún momento el héroe/heroína es una niña o mujer?

  • Identifica el número de personajes femeninos y masculinos, así como los roles que ocupan y las tareas que realizan.

  • Fíjate qué personajes son más activos y cuáles son más pasivos y si esto está relacionado con el ser femenino o masculino.

  • ¿Cuál es el objetivo de felicidad del personaje principal: casarse, encontrar una pareja,...?

  • Finalmente, recuerda observar lo que transmiten los dibujos e ilustraciones de cada uno de los personajes femeninos y masculinos, y del entorno.

Otros artículos de este autor

Comentar

Comentarios (0)