EL ABSURDO USO DE LAS TIC EN EL AULA

  • +Opinión
  • Tecnología
  • 18 de Marzo de 2016
EL ABSURDO USO DE LAS TIC EN EL AULA

Por extraño que parezca, hay veces que las tecnologías de la información y comunicación (TIC) se usan dentro del aula sin ninguna justificación.

No cabe duda de que vivimos en una sociedad en la que la tecnología va tomando cada vez más poder, y eso se traslada forzosamente a la educación. Sin embargo, no todo vale en el uso de las TIC en el aula. Utilizar herramientas tecnológicas como el ordenador, el teléfono móvil o las cámaras de vídeo dentro del aula, no siempre supone un aprendizaje correcto por parte del alumno, del mismo modo que un niño o niña no es más inteligente por estar todo el día con el ordenador en casa.

La tecnología se ha instalado fuertemente en nuestra vida cotidiana. Trámites tan normales como enviar un documento a otra persona, o pedir cita en nuestro médico, se hacen ahora usando herramientas como el correo electrónico o aplicaciones informáticas. Esto ha supuesto un gran avance en nuestras vidas, pero también ha ido generando la figura del “Analfabeto Digital”, es decir, aquella persona que, aún sabiendo leer, escribir y realizar operaciones matemáticas simples, es incapaz de realizar una tarea que suponga la utilización de un ordenador o teléfono móvil. Sin embargo, debemos tener claro que la tecnología no es más que una herramienta o instrumento que facilita la vida. La virtud, destreza, o competencia estriba en el uso que hacemos de dichas tecnologías, no en la utilización indiscriminada de la misma.

Hay alumnos capaces de hacer un plano digital en 3D, y sin embargo no son capaces de medir correctamente con una regla. Los diseños de los dispositivos electrónicos son cada vez más intuitivos, por este motivo una persona es capaz de hacerse con el manejo básico de un teléfono móvil en menos de una hora. Los niños y niñas de hoy son llamados “nativos digitales” y para ellos es mera rutina la utilización de la tecnología.

Ante esta realidad, la utilización de las tecnologías en el aula, o en cualquier entorno educativo, debe estar siempre justificada y marcada por unos objetivos claros, lejos de usarse indiscriminadamente. El reto que se le presenta a los educadores es el de educar en el uso de la tecnología como una herramienta, y no como un fin. Digamos que los tiempos y las herramientas han cambiado, pero debemos educar en la esencia.

Mucha gente es capaz de usar bien una cámara de fotos, pero eso no le asegura ser un buen fotógrafo.

Otros artículos de este autor

Comentar

Comentarios (0)