La motivación para aprender

  • +Opinión
  • Actualidad
  • 18 de Marzo de 2016
La motivación para aprender

Yo hubiera seguido estudiando si en casa me hubieran motivado un poco más.

Es una frase que he escuchado frecuentemente en boca de madres y padres que no pudieron terminar sus estudios.

Si bien corresponde al profesorado despertar y mantener el interés de sus alumnos y alumnas día tras día, la inquietud por conocer y saber más de la vida es una actitud que nuestros niños/as necesitan aprender desde pequeños, en casa, en el colegio y en todos los ambientes en los que se desarrollen.

 

7 ideas para ayudarles a desarrollar la motivación por aprender

1. No respondas demasiado rápido a sus preguntas, guarda silencio, reconoce que sus preguntas son interesantes, pero no respondas, pregúntales a ellos sobre la posible respuesta. No dar una respuesta no es ser menos inteligentes, darla demasiado rápido puede limitar su capacidad de pensar, de cuestionarse, de encontrar información o de elaborar diversas hipótesis.

2. Expresa tu asombro por las cosas que te parecen interesantes, nuevas, bellas, así ellos aprenderán a expresar su asombro también.

3. Consolida nuevos aprendizajes. Algunas familias acostumbran hablar todos los días, sobre algo nuevo que cada integrante ha aprendido,  el significado de una palabra, la historia de una persona, una idea interesante o cualquier cosa que les parece novedosa. Esto hace que los niños y las niñas estén atentos a todo nuevo conocimiento.

4. Limita el tiempo que pasan frente a las pantallas, deja que se aburran, pues el tiempo de no hacer nada es el tiempo de la creatividad. Enséñales que quien tiene vida interior siempre puede encontrar algo en qué entretenerse. Un buen libro también puede motivarles  a desarrollar su imaginación.

5. Deja que jueguen con otros niños y niñas. Pocas cosas estimulan más la imaginación y las ganas de aprender, que el juego.

6. Nunca menosprecies el trabajo de sus profesores/as, si no entiendes por qué actúan de alguna manera pide una cita y háblalo directamente en el colegio, un comentario negativo sobre el colegio, puede hacer que tu hijo/a pierda el interés por los estudios. Evita comentarios como: «¿para qué sirve todo eso?, estudiar no sirve de mucho, son tonterías, etc. »

7.  Nunca dejes de aprender. Nada mejor podemos regalarles a las futuras generaciones que la motivación por seguir aprendiendo. Si logramos contagiarles del gusto por el aprendizaje, cuando atraviesen por momentos difíciles, los estudios no serán un problema, quizás se conviertan en un refugio mientras pasa la tempestad.

¿Qué te parecen estas sugerencias? ¿Podrías aportarnos otras?

Otros artículos de este autor

Comentar

Comentarios (0)