La verdadera educación

  • +Opinión
  • Opinión
  • 22 de Marzo de 2016
La verdadera educación

¿Cuál es la mejor educación?, ¿de qué modo se aprende más?, ¿cómo enseñar?

Estas son las preguntas que más escucho en mi entorno educativo. Son cuestiones que están en el trasfondo de cursos, congresos, debates educativos, salas de profesorado, puertas de los colegios y hasta en las conversaciones de la cola de la guagua mientras esperas a que llegue. Pero ¿sabemos cuál es la verdadera educación?

Yo me pregunto, ¿la verdadera educación es un sistema, es una metodología o es una actitud? Probablemente no haya una sola respuesta y en la respuesta sean muchos los aspectos a considerar, seguramente cada quien tenga su propia opinión o experiencia al respecto. Sin embargo, no me podrán negar que en nuestro país todo el mundo parece saber más de educación que los profesionales de la educación, es decir el profesorado.

Cuando vamos al médico es porque nos fiamos del médico y su profesionalidad, porque sabemos que nos va a diagnosticar y recetar lo necesario para nuestra cura, y nos acompañará en el proceso de mejora hasta que mejore nuestra salud. Y digo esto porque creo que la actitud es fundamental. Para educar es necesario que haya confianza mutua. Para educar hemos de saber que todos somos responsables de la buena educación, y que en el ámbito escolar hay personas especialmente formadas para potenciarla. El profesorado debe de estar al día en su formación, y dar respuesta precisamente a estas preguntas sobre nuevos modos de enseñar y de aprender. Porque  no vale “lo que aprendí en la Universidad sobre enseñanza” ya que el mundo y las aulas cambian constantemente. Las familias deben colaborar en la educación de sus hijos y saberse partícipes. Porque no vale “aparcar” a las hijas e hijos en el Colegio y esperar a “que me los eduquen otras personas”. Hoy en día necesitamos recordar que la educación se transparenta más allá del saber, es un modo de relacionarnos y de estar con las personas. La educación es relación. La educación es desde la vida y para la vida. La educación es cosa de todos. Porque todos somos maestros y todos somos aprendices. Y este ejercicio de enseñar y de aprender lo experimentamos desde que nacemos hasta que morimos.

Mahatma Gandhi decía la verdadera educación consiste en obtener lo mejor de uno mismo. ¿Qué otro libro se puede estudiar mejor que el de la humanidad?  ¡Y es cierto!

Otros artículos de este autor

Comentar

Comentarios (0)