VIOLENCIA CERO

  • +Opinión
  • Actualidad
  • 29 de Noviembre de 2016
VIOLENCIA CERO

La violencia de género en la escuela (VGE).

La VGE se refiere a actos o amenazas de violencia sexual, física o psicológica que tienen lugar dentro o en las proximidades de la escuela y los entornos educativos a consecuencia de los estereotipos de género y la dinámica desigual de poder entre los géneros. Esta incluye el acoso escolar, verbal o sexual, tocamientos no consentidos, la violación y la agresión sexual. Tanto las niñas como los niños pueden ser objeto de la VGE, siendo las niñas y las mujeres las más vulnerables.

En breve: la violencia socava la agenda de desarrollo sostenible de la educación y la salud para todos y de la promoción de la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres.

Las víctimas y los perpetradores de este tipo de violencia no solo son estudiantes, sino también aquellos que tienen la responsabilidad de su cuidado, incluido el personal docente y otro personal educativo. Independientemente del lugar en el que se produzca, la violencia de género tiene el potencial de limitar la participación de las víctimas en la economía y en la sociedad, y de repercutir negativamente en el lugar de trabajo.

La violencia de género es una violación fundamental de los derechos humanos.

Educación Internacional. https://www.ei-ie.org/spa/news/news_details/4197

 

El pasado 25 de noviembre, una vez más y en muchos lugares del mundo, celebramos el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres y Niñas. Con el fin de denunciar la violencia de todo tipo y reclamar políticas para erradicarla. Desde 1981, cada 25 de noviembre, el movimiento feminista latinoamericano conmemora el asesinato de las hermanas Mirabal. Esta jornada fue asumida en 1999 por la Asamblea de las Naciones Unidas. Y a partir de esa fecha casi todos los organismos públicos y asociaciones promueven actividades para sensibilizar y denunciar esta situación que parece colarse en todos los ámbitos y capas sociales.

 

Ante estas realidades de violencia machista y patriarcado que parecen imperar no solo en familias y escuelas sino en sociedades enteras ¿qué podemos hacer?

 
  • Lo primero es tomar conciencia, es decir abrir los ojos y darse cuenta de lo que está pasando. Normalmente la violencia se camufla y las personas que la ejercen se justifican.

  • Lo segundo es proteger a la persona que es víctima de dicha violencia. Alejarla de la persona o situación que le ocasiona el daño.

  • Lo tercero es buscar apoyos profesionales para intervenir y, en caso necesario, denunciar. Cada situación es única y normalmente compleja por lo que es imposible resolverla sin ayuda.

 
 

Otros artículos de este autor

Comentar

Comentarios (0)