Vitaminas para el Alma

  • +Opinión
  • Opinión
  • 17 de Mayo de 2016
Vitaminas para el Alma

"La Primavera la sangre altera"

Dicen que la Primavera la sangre altera… y en las aulas ya se nota, pero por las calles también. Hay épocas del año como ésta en la que parece que todos nos volvemos un poquito locos. Si la gente habitualmente va con prisas parece que ahora más, si nos cuesta madrugar parece que en estos días se hace aún más difícil levantarse. También los más pequeños participan de estos cambios. Y es que estamos afectados por el clima, no nos es indiferente el entorno que nos rodea y cada cambio nos influye. Podríamos decir que por este lado del mundo en el que las temperaturas son más estables y casi no existen las estaciones no nos afecta pero… lo dudo. El equinoccio de Primavera está aquí desde hace tiempo.

Es época de anuncios de Vitaminas y aunque las tenemos en muchos alimentos de forma natural por lo general caemos en la tentación de, al menos una vez al año, tomar un pequeño bote de Vitaminas para sobrellevar mejor las fechas y sus consecuencias. Pero ¿quién fortalece nuestro interior?, ¿de qué nos nutrimos por dentro para tirar adelante con la vida en los momentos difíciles? Y aquí, cuando llegan esos momentos todos necesitamos VITAMINAS PARA EL ALMA. Grandes, medianos y pequeños, tengamos la edad que tengamos ¡ojalá existiese un lugar que vendiera “vitaminas para el alma”! Porque allí habría colas interminables y una larga lista de espera, gente por todos lados esperando su dosis… allí encontrarías una pastilla de un color para cada mal: pastillas verdes para fortalecer la Esperanza, pastillas rojas para robustecer el Amor, pastillas azules para pacificar el Dolor, pastillas naranjas para aumentar la Alegría etc. Pero no, las Vitaminas para el alma no se pueden comprar ni vender, este tipo de vitaminas se regalan en la familia y entre los amigos de verdad, se consumen en las relaciones más importantes de nuestra vida, se intercambian con gestos de humanidad entre los desconocidos, y con toques de altruismo que reparten por el mundo las personas generosas. Nuestro interior se va llenando de fuerza a través de ese amor y ese color que nos llega a través de los demás.

Sin embargo, lo difícil es verlo. Descubrir dónde están las vitaminas de mi alma es una labor que aprendo gracias a las personas que me enseñan desde dentro; porque ver lo esencial de la vida requiere de guías y compañeros de camino que me ayudan a descubrir lo mejor del mundo y de mí mismo/a. Ofrecer vitaminas para el alma no lleva tiempo ni cuesta dinero, no genera prisas, lleva mucha dulzura y mucho cariño, mucho color y mucho calor. No caducan. Se recomiendan tomar en dosis diarias durante toda la vida, especialmente indicado para personas que pasan por momentos difíciles. Se multiplica su efecto cuando se comparten y no hay peligro de muerte sino de Vida por sobredosis.

 

 

Otros artículos de este autor

Comentar

Comentarios (0)